Descripción breve

“La Búsqueda” es una ópera, específicamente una “net ópera 2.0”.

¿Qué es un “net ópera 2.0”? Es una ópera que utiliza una red de computadoras para que Ud. participe en ella.

La ópera es teatro cantado. Se representan en los teatros de ópera y a veces en otros ámbitos físicos con el fin de hacerla accesible a

un público mayor.

En la ópera clásica, el público debe permanecer en silencio y lo más quieto posible para no perturbar lo que en escena acontece.

Pero ¿qué sucede si en lugar de ello, por algún tipo de tecnología, se le permite al público participar en la obra, cantar y/o hacer música con

un instrumento o golpeando cacerolas, actuar con un personaje propio? “La Búsqueda” es una ópera donde ya no es posible quedarse

sentado solamente percibiendo una obra, en “La Búsqueda” todos debemos HACER.

Un poco más técnico:   

¿Cómo hace “La Búsqueda” para permitir que cualquier persona que lo desee pueda aportar a la obra su personaje, su música y/o su canto,

su actuación, sus diálogos y con eso aportar a la historia que “La Búsqueda” narra? 

Para lograrlo, es una ópera que utiliza la tecnología de redes de computadoras. Entonces hay un software que:

  • Se conecta a una red informática.

  • Genera un espacio virtual en 3D.

  • Le permite a Ud. construirse un personaje que debe controlarlo emitiendo, Ud. algún tipo de sonido y/o cantando, estos sonidos

        son a su vez transmitidos por la red y escuchados por otras personas, que como Ud. estén conectadas en ese mismo momento a en la

        misma escena y entre todos y Uds. con esos sonidos que cada uno genera, están construyendo la música de esa escena en ese momento.

  • Le permite a Ud. hablar por micrófono con quien Ud. quiera y con eso Ud. está contribuyendo con diálogos.

  • Le permite interactuar de diversas maneras con los mundos virtuales de "La Búsqueda".

Es la tecnología de red de computadoras la que permite todas estas interacciones y es por eso que es una “net ópera” y es la cibercultura

de la web 2.0, la web de las redes sociales, la web donde esta Facebook, Youtube, Twitter, Sound Cloud, Instagram y otras plataformas que

nos invitan todo el tiempo a aportar nuestros propios contenidos: textos, fotos, música, etc. Y no nos olvidemos también de los videojuegos

multijugador en red, como el “Counter Strike”, por mencionar uno de los más populares, que con sus elementos visuales, sonoros y las

posibilidades que sus creadores han programado para los avatares, hacen que todos nuestros aportes se encaucen en la narrativa general

del juego.

 Es desde estos tres lugares, la tecnología de redes de computadoras, la cibercultura de la web 2.0 y los mecanismos narrativos de los

videojuegos multijugador en red, que una ópera como “La Búsqueda” puede ser concebida.

 
 
Descripción no tan breve pero un poco más profunda

“La Búsqueda” es una ópera, es decir teatro cantado. Pero también es un videojuego ¿Esto obedece a una moda del postmodernismo?

No en absoluto, la idea generativa fue desarrollar una ópera en donde el espectador aquí sea su protagonista aportando su actuación, música,

narrativa y con esos aportes se construye parte de la obra en tiempo real.

El problema central es como lograr estos objetivos. Mis investigaciones y reflexiones me llevaron a concluir que utilizando una red

de computadoras en las que se generan mundos virtuales interactivos y a los cuales se pueden conectar cualquier persona que tenga acceso

a internet sería una solución tecnológica adecuada. Sumado a esto, observando  los comportamientos de los personajes digitales en los

videojuegos multijugador on line, he visto que todos ellos responden a la narrativa que el videojuego les propone a pesar de que cada jugador

se comporta de la manera de la que él desea, pero estos comportamientos no son totalmente libres, están condicionados y limitados por los

elementos visuales que inmersionan al personaje digital en un mundo y en un contexto, los elementos sonoros que cumplen el mismo rol,

además, sus posibles interacciones están delimitadas por el código de programación que los controla.

Pero con solo esto no tenemos ópera, a lo sumo tenemos un videojuego multijugador on line. Podemos afirmar que la interacción del

personaje digital que un internauta controla es actuación teatral, faltaría para considerarse ópera que los diálogos fuesen cantados y la idea

es que los internautas con sus personajes digitales hiciesen eso, pero ¿cómo lograrlo teniendo en cuenta que la gran mayoría de los

potenciales internautas que se conecten no son músicos? Y aun así suponiendo que lo fuesen, ¿cómo se coordinaría si todos ellos aportan su

propia música al mismo tiempo?

Mi solución es la siguiente: programar a los personajes digitales para que la aceleración de su movimiento sea interactiva con cualquier tipo

de sonido que el internauta debe emitir para desplazar a su personaje en el espacio. Para esto es necesario capturar dichos sonidos por un

micrófono para que ingresen en la computadora y está según el código de programación realice dicha tarea.

En los mundos virtuales sociales de “La Búsqueda” estos sonidos a su vez son transmitidos por la red y escuchados por todos los internautas

conectados a dicha escena en ese momento y esto es considerado la música de esa escena en ese momento. Todos emiten y todos

escuchan lo que todos hacen. De esta manera la música y la propia obra son de creación colectiva y colaborativa.

Dos cuestiones surgen aquí: ¿si los internautas pueden emitir cualquier tipo de sonido como esto puede ser considerado música?

La segunda cuestión, no menos importante es, aun considerando que dichos sonidos sean música, ¿qué sucede si nadie canta lo cual

es bastante probable? Si alguien se animase a cantar pues ya tendríamos ópera pero debemos contemplar la contingencia de que esto

no suceda, mi solución es que los personajes propios de “La Búsqueda”, conocidos en la jerga de los videojuegos como NPC, dialogan con

los jugadores siempre cantando arias de estilo operístico que son de mi composición, salvo la inclusión de la canción

“Caminante no hay Camino” de Joan Manuel Serrat.

Aún falta por resolver la primer cuestión planteada, ¿cómo todos esos sonidos que los internautas emiten pueden ser considerados música?

Los compositores modernos del siglo XX dedicaron parte de su producción musical a romper con las concepciones clásicas musicales en

casi todos los parámetros: sonido, timbre, ritmo, formas, géneros musicales, determinación e indeterminación, medios de ejecución, etc.

Algunos ejemplos: Citemos primeramente a los “ruidistas” italianos como Luiggi Russolo que en el año 1913 desarrolló una orquesta de

instrumentos llamados “Intona Rumori” y escribió música para ellos. Instrumentos, que como su nombre indica, emiten lo que hasta ese

momento era considerado ruido.

En 1948 los compositores del movimiento “concreto”, graban, estaciones de ferrocarriles, fábricas, canillas goteando, puertas chirriando,

material que luego procesan en el laboratorio. De esta manera buscan incorporar los sonidos cotidianos a un hacer musical.

Se pueden dar muchos ejemplo más, pero ¿qué es lo que hace que un sonido cualquiera, especialmente aquellos a los que se los

consideraba como ruido, pueden ser ahora consideraros musicales? Simplemente la intencionalidad, que implica su selección, su inclusión en

determinado momento, la intensidad con que se lo incluye, etc. todo eso y más hace que cualquier sonido pase de ser un mero evento casual

en el mundo a ser un sonido en una obra musical. Un ejemplo más, en “Ionisation” de Edgar Varese 1931, la obra está escrita para

33 instrumentos de percusión e incluye una sirena como las de las fábricas y suena en “Ionisation” sin ningún tipo de tratamiento, entonces

¿cuál es la diferencia de esa sirena en su fábrica y la misma sirena en “Ionisation” (supongamos que se la sacó de la fábrica y se la usa aquí)?

La única diferencia es la intención de Varese de incluirla en “Ionisation”.

En resumen, tenemos en “La Búsqueda” una ópera porque en ella están presentes los dos elementos esenciales que la definen como tal:

  • Actuación por medio de la interacción de los internautas y sus personajes digitales con los mundos virtuales de la obra.

  • Música producida por los mismos internautas y también por los NPC.

Pero estamos en una clase especial de ópera que denomino como “net ópera 2.0”, net porque con las redes de computadoras se permite

la interacción de los internautas en los mundos virtuales, que algunos de de sus mundos virtuales, (escenas), sean sociales.

 “2.0” porque es la cibercultura de la web 2.0, la web de las redes sociales, la web donde esta Facebook, Youtube, Twitter, Sound Cloud,

Instagram, Youtube y otras plataformas que nos invitan todo el tiempo a aportar nuestros propios contenidos: textos, fotos, música, etc.